Revista Tiempo de Paz 146 | LA GUERRA DE UCRANIA

Revista Tiempo de Paz 146 | LA GUERRA DE UCRANIA

Número: 146
Periodo: Otoño – Invierno 2022

Tiempo de Paz aborda en este número el conflicto de Ucrania, la guerra de la Rusia de Putin contra un país que formó parte de la antigua URSS y con el que Rusia ha tenido vínculos históricos muy profundos.

Lo hacemos con rigor y desde una perspectiva abierta, pero a la vez intentando ser coherentes con la razón de ser de  la revista y de la organización que la edita, el Movimiento por la Paz (MPDL), surgido en los años ochenta en las movilizaciones contra la guerra fría y frente a la confrontación entre los bloques militares de la OTAN y el Pacto de Varsovia, contra la militarización del discurso político y del pensamiento y a favor de la paz entre los pueblos. Y sin olvidar nuestra participación activa en el movimiento pacifista europeo, organizado en la END (European Nuclear Disarmament), que se oponía a la política de bloques militares, y en España también a la pertenencia de nuestro país a la OTAN y a favor de la neutralidad activa.

 

Con la caída del Muro de Berlín y la disolución del Pacto de Varsovia, que hemos recordado en las últimas semanas con la muerte de Gorbachov, desaparecía o al menos disminuía la confrontación Este – Oeste y se abría una época de entendimiento con Rusia. La potenciación de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) y los acuerdos sobre la reunificación alemana entre Kohl y Gorbachov de no expansión de la OTAN hacia las fronteras rusas, junto a la ampliación de la Unión Europea, eran otros signos de distensión e instrumentos de entendimiento dentro de una  concepción amplia de Europa que pretendía incluir a la propia Federación Rusa.

No ha sido así. La invasión de Ucrania por Rusia de Putin y la guerra en el corazón de Europa ha modificado el escenario, constituyendo una  grave vulneración del Derecho Internacional y de la Carta de las Naciones Unidas, que establece la obligación de los Estados de abstenerse de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier otro Estado. Como pacifistas condenamos sin ambages la invasión rusa de Ucrania, sin intentos de blanqueo de Putin ni nostalgias de la antigua URSS.

Si bien la responsabilidad única de la guerra es de Putin, un autócrata eliminador de cualquier disidencia interna y externa, que ha asumido la tradición expansionista del nacionalismo ruso ahora con su invasión de Ucrania, como antes lo hizo sobre Crimea, o con la guerra de Georgia (Abjasia y Osetia) y la guerra del Donbás, previas a la agresión a Ucrania

Pero la condena no nos exime de reflexionar sobre las causas inmediatas y lejanas que han llevado a esta agresión. Porque si no de la guerra, sí hubo también una importante responsabilidad por parte de la OTAN, o más en concreto de los Estados Unidos, en la generación de la tensión, de la inseguridad previa, al forzar la expansión de la OTAN hasta la frontera de Rusia en contra de los acuerdos que en su momento se alcanzaron con Gorbachov, llevando también su amenaza e inseguridad a las mismas puertas rusas de Ucrania. En este mismo sentido, aunque la ampliación a Finlandia y Suecia pueda ser comprendida por verse más protegidos de Rusia dentro que fuera de la Alianza, tampoco constituye a medio y largo plazo un factor de distensión

Hay que añadir que el bombardeo de Kosovo por la Alianza Atlántica en 1999, invocando una intervención humanitaria y el reconocimiento de Kosovo, tras la Declaración de independencia, actos ambos contrarios al Derecho internacional, han sido copiados por Rusia, mutatis mutandis, en las ocupaciones territoriales y usos ilícitos de la fuerza que viene cometiendo. Es decir, occidente y la OTAN en particular deben ser respetuosos con el Derecho, como mejor senda para la paz. Cabe recordar que la segunda guerra del Golfo, la de 2003, a diferencia de la de 1990, no era conforme con el Derecho internacional. Se invocó por USA y Reino Unido la legítima defensa frente a un riesgo (preventiva), cuando el Derecho solo permite que sea una respuesta inmanente, proporcional y necesaria frente a un previo ataque armado. Incluso en aquellos casos en los que, como sucedió en Afganistán, el uso de la fuerza era adecuado según el Derecho internacional, al estar debidamente autorizado por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas hemos visto el fracaso occidental tras dos décadas de ocupación.

Esto puede dar lugar a reflexiones desde muchos puntos de vista, pero es evidente que se pueden hacer mejor las cosas en el camino de la paz, respetando las reglas básicas de la Comunidad internacional, pues no solo se ha roto la paz, por el uso de la fuerza, lo que produce crímenes de guerra y contra la humanidad, sino que la comunidad internacional está en una situación de desorden que es muy peligrosa para la estabilidad en el siglo XXI. Habría que retornar al viejo ideal kantiano de la paz a través del Derecho.

Ello unido a la debilidad institucional en política exterior de la Unión Europea, por la regla de la unanimidad, y a la ausencia de la ONU, sistemáticamente marginada por la gobernanza neoliberal, más aún por Rusia y Estados Unidos en este conflicto, como en otros anteriores.

Desde el inicio de esta guerra desde el MPDL, a la vez que hemos apoyado que había que ayudar al pueblo ucraniano para que no fuera aplastado por Rusia, promovimos movilizaciones para denunciar la invasión y consideramos que el objetivo prioritario debía y debe ser el de detener la guerra cuanto antes. Por ello, no compartimos el discurso del enfrentamiento militar como salida y del incremento de los gastos militares, que nos lleva de nuevo a la confrontación entre bloques militares y a la militarización del lenguaje y del discurso público. Como entidad pacifista rechazamos este relato pro-belicista que genera un estado de opinión que entiende que para la resolución del conflicto la solución es militar, y en el que la paz es vista como una opción negativa que renuncia a la justica.

Por el contrario, es la hora de la diplomacia y el diálogo entre todas las partes para un alto el fuego inmediato en Ucrania, en los que deben jugar un papel clave tanto Naciones Unidas como la Unión Europea. Es necesaria una negociación para lograr una paz que abra de nuevo la perspectiva de una política de distensión, con un estatuto de neutralidad para Ucrania que la sitúe fuera de los bloques militares y dentro de la Unión Europea.

Frente a la guerra y frente a la disuasión militar, creemos que hay que retomar la doctrina de la seguridad compartida, impulsada por el primer ministro sueco Olof Palme en los años ochenta, donde los países se sientan seguros no por generar una mayor amenaza sino por el compromiso con la seguridad de los otros. Multilateralismo, seguridad compartida para toda Europa, desde el Atlántico a los Urales, reduciendo y eventualmente suprimiendo la amenaza mutua, deteniendo la carrera armamentista y creando seguridad y confianza también con medios no militares, en los planos político, económico, social y psicológico. Este planteamiento puede hoy parecer utópico por la actitud de Putin, pero lo consideramos irrenunciable, si no queremos vivir en el futuro en la permanente inseguridad de la amenaza.

La pregunta clave es qué horizonte de paz y seguridad contemplamos para las próximas décadas de este siglo XXI.  Junto al papel de la ONU y al multilateralismo  democrático es imprescindible la reconstrucción de un sistema inclusivo de seguridad europea, a partir del proceso iniciado en su momento por la OSCE, así como el desarrollo de un polo estratégico de seguridad y defensa europeo, que dote a la Unión Europea de una autonomía propias que eviten la dependencia de la estrategia de Estados Unidos y, por extensión, de la OTAN, cuya ampliación con dos nuevos miembros,  Finlandia y Suecia, puede agravar el riesgo de incrementar las tensiones que afectan a Europa a la seguridad europea, como señala Pierre Schori en uno de los artículos que se publican en este número.

La construcción de la paz es un proceso y un proceso largo y continuo. No podemos caer en la trampa de considerar la solución militar como la única. Por el contrario, debemos promover la solución pacífica y de diálogo como la posible y la solución duradera. Pero para ello hay que trabajar, y mucho.

 

La inmigración hoy: reflexiones más allá de la pandemia

Fruto de una colaboración anual entre Fundación Alternativas y Fundipax, Gemma Pinyol y Marta Ramírez han realizado un trabajo que analiza cuestiones sobre la inmigración de hoy y reflexiona sobre su impacto en las políticas de inmigración, de asilo y de integración e inclusión en España.

Nadie puede negar hoy que España es un “país de inmigración”. Tampoco que la cuestión migratoria ha vuelto a resurgir en los últimos años como un tema de debate en la agenda pública y política del país. Pero no es menos cierto que las cuestiones relacionadas específicamente con la gobernanza migratoria siguen estando ausentes en los debates públicos y que, en pleno cambio del escenario internacional, se hace necesario preguntarse hasta qué punto los instrumentos existentes están preparados para afrontar los retos de una nueva década de movilidad en España.

LEER MÁS

Miles de personas en Madrid por la paz en Ucrania

El domingo 20 de marzo, miles de personas salimos a las calles de Madrid en la manifestación ‘No a la guerra de Putin’ convocada por organizaciones pacifistas y sindicatos en una iniciativa impulsada por el Movimiento por la Paz -MPDL-.

Entre 7.000 y 10.000 personas, según estimaciones la misma jornada, recorrimos el trayecto desde el Círculo de Bellas Artes hasta la Puerta del Sol reclamando la paz en Ucrania, en una manifestación secundada por varios partidos políticos y diversas organizaciones.

LEER MÁS

Manifestación ‘No a la guerra de Putin’ en Madrid

Convocamos la manifestación ‘No a la guerra de Putin’ el domingo 20 de marzo en Madrid.

Hacemos un llamamiento al Gobierno español y a la Unión Europea a continuar con los esfuerzos para parar la guerra, redoblando la actividad diplomática, ampliando la ayuda humanitaria a todas las personas refugiadas y su reasentamiento en los países de acogida y por todo el tiempo que se necesite hasta que puedan volver en paz a sus hogares

LEER MÁS

Comunicado de La Asociación Española de Fundaciones (AEF)

Solidaridad con Ucrania: somos europeos, somos fundaciones

 

La Asociación Española de Fundaciones (AEF) expresa su solidaridad con la sociedad ucraniana, con su dolor, con su angustia, con sus necesidades materiales. De esta forma mostramos nuestro firme compromiso con los valores europeos de libertad, democracia, igualdad, Estado de Derecho y respeto a los derechos humanos, sin los que la filantropía y una sociedad civil diversa no podrían existir. Esos valores que ahora mismo están siendo atacados en Ucrania.

LEER MÁS

Por la paz en Ucrania

Acto «Por la Paz en Ucrania: Seguridad compartida»

 

Acto organizado por Agrupación europeísta “Cuidar el futuro”, Fundipax y MPDL, aunque luego se han unido más personas y organizaciones. Un encuentro para abordar desde diferentes angulos la guerra en Ucrania de la mano de referentes como Luis Garcia Montero, Ramon Lobo, Cristina Monge, Federico Mayor Zaragoza, Francisca Sauquillo, Manuel de la Rocha Rubí y José Sanroma.

LEER MÁS

Ucrania: seguridad compartida

El riesgo cercano de una guerra por la invasión de Ucrania por Rusia, con la OTAN de tercer beligerante, nos ha devuelto al conflicto de bloques militares que creíamos superado. No podemos seguir construyendo sociedades inseguras, violentas y desiguales

LEER MÁS

Newsletter Signup

Variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majokgrity

Text Widget

Placerat vel augue vitae aliquam tinciuntool sed hendrerit diam in mattis ollis don ec tincidunt magna nullam hedrerit pellen tesque pelle.