Sumemos esfuerzos para construir una auténtica cultura de paz

Francisca Sauquillo
Presidenta de Movimiento por la Paz (MPDL) y de la Fundación Fundipax-Iniciativas para la Paz

El 21 de septiembre se celebra, como iniciativa de la Organización de Naciones Unidas, el Día Internacional de la Paz, con el objetivo de fortalecer los ideales de paz en todo el mundo. Este año el tema elegido es «Los Objetivos de Desarrollo Sostenible: elementos constitutivos de la paz».

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados en Nueva York en septiembre del 2015 por todos los Estados miembros de Naciones Unidas, son 17 puntos con cuyo cumplimiento se alcanzaría un objetivo principal: que las futuras generaciones afrontaran con éxito los retos planteados por «la pobreza, el hambre, la disminución de los recursos naturales, la escasez de agua, la desigualdad social, la degradación ambiental, las enfermedades, la corrupción, el racismo y la xenofobia», tal y como recoge el documento aprobado por Naciones Unidas. En definitiva, eliminar la pobreza, proteger el planeta y garantizar la prosperidad para todas las personas.

Es una evidencia que sin desarrollo no puede existir la paz. Así, en el Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad (MPDL), del que soy fundadora y presidenta, creemos que la paz es mucho más que la ausencia de guerra.Movimientos migratorios. Precisamente también en septiembre se celebra en Nueva York, en la sede de las Naciones Unidas, en el marco de la Asamblea General, la Cumbre Mundial de Alto Nivel sobre los Refugiados y los Migrantes, cuyo objetivo es intentar coordinar a los países del concierto internacional para hacer frente al fenómeno creciente de desplazamientos forzados y flujos migratorios que estamos viendo en los últimos años.
LEER MÁS

Esperanza para Colombia

Colombianos votando en el referéndum

Paz en Colombia después de 50 años de conflicto armado
Paquita Sauquillo, presidenta de Fundipax-Iniciativas para la Paz

El pasado 26 de septiembre el gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC firmaron un acuerdo de paz histórico para poner fin a medio siglo de guerra que ha costado más de 250.000 muertes y centenares de miles de desplazados y damnificados. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos y el líder de la guerrilla, Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’, se estrecharon las manos ante mandatarios de todo el mundo para sellar la paz, a falta de un referéndum en el que se sometería a los ciudadanos colombianos los términos del acuerdo para su ratificación.

En el referéndum, a pesar de que las encuestas indicaban que el acuerdo sería apoyado por la población, los ciudadanos votaron “no” por un margen muy escaso, arrojando dudas sobre la continuidad de la paz. El “sí” habría allanado el camino para poner fin a más de medio siglo de combates entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC. Sin embargo, poco más de la mitad (50,21 por ciento) de los que emitieron su voto el domingo votaron “no” a la pregunta: “¿Apoya el acuerdo final para terminar el conflicto y construir una paz estable y duradera?”

Durante las horas siguientes a la verificación de los resultados del referéndum, tanto el Gobierno Colombiano como las FARC hicieron llamamientos a la calma, e insistieron en que el alto el fuego firmado en junio se mantendría, por lo menos, hasta el 31 de octubre, lo que provocó inquietud y la inevitable pregunta ¿y después, qué?

El apoyo, sin embargo, y el reconocimiento a los esfuerzos para alcanzar la paz llegó desde la Academia Sueca, que premió pocos días después al presidente colombiano Juan Manuel Santos con el Nobel de la Paz, lo que se considera un apoyo inequívoco a los esfuerzos para hacer que la paz sea una realidad. Si se logra, se pondrá fin al conflicto más largo de América. Las bases para lograrlo están puestas y parece que ambas partes están dispuestas a recorrer ese camino.

Newsletter Signup

Variations of passages of Lorem Ipsum available, but the majokgrity

Text Widget

Placerat vel augue vitae aliquam tinciuntool sed hendrerit diam in mattis ollis don ec tincidunt magna nullam hedrerit pellen tesque pelle.